Durante cuatro meses la Oficina de Resiliencia de Quito construyó y puso a consideración, tanto de la ciudad como de 100RC, la Evaluación Preliminar de Resiliencia de la ciudad. Los análisis realizados cubrieron percepciones de resiliencia desde varios sectores, un inventario de acciones que construyen resiliencia en la ciudad, y recomendaciones sobre áreas prioritarias para la Fase de Desarrollo de la Estrategia. Las opiniones obtenidas de expertos en la materia, tomadores de decisiones y hacedores de política pública nutrieron y aportaron a una propuesta que no solamente incluye riesgos físicos naturales o antropogénicos en toda la ciudad y todos los factores que afectan y debilitan el tejido social de la ciudad, sino que también identificó aspectos de oportunidad que pueden ayudar a fortalecer la resiliencia de una ciudad que tiene múltiples amenazas y debilidades.

La evaluación de Resiliencia de la Ciudad muestra, además, la interdimensionalidad de los diferentes retos y propone el abordaje de la misma manera. “Todas las dimensiones planteadas son importantes en la construcción de resiliencia y la priorización entre ellas no es posible, lo cual ratifica la necesidad de poner en marcha un plan de resiliencia integral y holístico. Este enfoque holístico implica que Quito debe responder con intervenciones sistémicas que brinden múltiples beneficios de resiliencia”.

El PMDOT (Plan Metropolitano de Ordenamiento Territorial 2015-2025) fue aprobado por el consejo del Distrito Metropolitano de Quito mediante ordenanza No. 0041 en el año 2015. Es un documento que fue consensuado por varios organismos y grupos sociales, académicos, económicos y el municipio de Quito. En este documento se trazan y plasmas las políticas públicas sobre el territorio, para mejorar la calidad de vida de los quiteños.

 

Este documento plantea diferentes políticas a nivel de escalas, entendiendo la globalidad y la particularidad del DMQ; al igual que respeta su entorno natural, planteando políticas de densificación y crecimiento en altura sin expandir la mancha urbana, con un modelo de ciudad poli céntrico, conectado por el transporte público y el Metro de Quito. Es sin duda un documento referente que se alinea con la Visión de Quito 2040.

 

En septiembre del 2015, se lleve a cabo la Cumbre para el Desarrollo Sostenible, en la cual los Estados Miembros de la ONU aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que incluye un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia y hacer frente al cambio climático.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales buscan completar aquello que los ODM no lograron, y van mucho más lejos para abordar las causas de fondo de la pobreza y la desigualdad, así como la necesidad universal de un desarrollo que beneficie a todas las personas.

Además, la nueva agenda consiste en un plan de acción para las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y el trabajo conjunto. Esta ambiciosa agenda se propone acabar con la pobreza de aquí a 2030 y promover una prosperidad económica compartida, el desarrollo social y la protección ambiental para todos los países.

 

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre vivienda y desarrollo urbano sostenible (Hábitat III), celebrada del 17 al 20 de octubre de 2016, Quito, Ecuador, concluyeron con éxito con la adopción de la Nueva Agenda Urbana.

 

La nueva agenda urbana fue el producto de esta conferencia y de varios expertos que junto a los paises miembros de la naciones unidas aprobaron el documento que pauta y da lineas guia para el desarrollo de las ciudades y los asentamientos humanos durante los proximos 20 años. Trata diferentes ambitos enfocados en la inclusión social, erradicacion de la pobreza, el desarrollo urbano sostenible, entre otros. Se plantean mecanismos de control, seguimiento y apoyo para lograr objetivos hasta el 2036.

 

En el documento se reflejan las cinco políticas del eje ambiental del Plan Metropolitano de Desarrollo y Ordenamiento Territorial 2015-2025, que pretenden garantizar la gestión integral de residuos bajo el concepto ‘cero basuras’, el manejo sostenible del patrimonio natural, la reducción y compensación de la huella de carbono y el aumento de la resiliencia frente al cambio climático, la calidad de los recursos naturales y la implementación de buenas prácticas ambientales.

El Distrito Metropolitano de Quito cuenta con una increíble variedad de ecosistemas y especies representativas, que dan cuenta de la relevancia de su patrimonio natural, la biodiversidad y los recursos naturales. Sin embargo, su conservación está en riesgo. La información acerca del entorno natural del DMQ se complementa con cartografía sobre orografía, cobertura vegetal, zonas climáticas, ecosistemas, riqueza de biodiversidad y el Sistema Metropolitano de Áreas Naturales Protegidas.

 

El Atlas es una herramienta que permite una mayor aproximación de la ciudadanía a su entorno, y contribuye a una mayor injerencia en las acciones y decisiones relacionadas con temas ambientales, para que juntos hagamos de Quito una ciudad sostenible.